lunes, 14 de octubre de 2013

Oración, Direcciones y Mezquitas


Gran Mezquita Sheikh Zayed
Como es sabido, aquellos que profesan la religión del islam oran cinco veces al día. El primer llamado a la oración se hace a través de un cántico de aproximadamente dos minutos y medio, difundido por altavoz a eso de las 5:30 am, desde las 2.289 mezquitas que  existen en Abu Dabi, y las 1.418 que se encuentran en  Dubai. 


Lo anterior, para mencionar solo las dos ciudades principales. Así es que, se va a despertar si usted está  recién  llegado a los Emiratos Árabes Unidos  y por lo tanto no está habituado a esta nueva experiencia a tan tempranas horas.

Es un amanecer distinto. Eventualmente, se va a acostumbrar y si lo mira por el lado amable, el llamado le ayuda como un gran despertador para levantarse a trabajar e iniciar su día. Para los fines de semana, en el proceso de adaptación, se las tiene que ingeniar.


El ejercicio de orar hace parte esencial de la vida de todo musulmán y su ejecución se  facilita con recintos apropiados en cualquier sitio de las ciudades emiratíes.

Se  encuentran lugares de recogimiento en  centros comerciales, universidades,  hospitales, terminales de buses, y cualquier otro espacio público imaginable.

En realidad no se necesita una mezquita, el recinto natural para orar. De hecho,  en las habitaciones de los hoteles, si usted mira al techo en uno de los rincones, verá una flecha que  indica la dirección -o qiblah- hacia La Meca; los musulmanes se  inclinan a rezar en dirección hacia ese sagrado lugar.

A propósito de mezquitas, por ley debe haber un buen número de las mismas  en cada ciudad, a corta distancia, para facilitarle a las personas  el ejercicio de la oración. 

Como son tantas, a lo largo y ancho de todas las  ciudades, no es apropiado usarlas como referencia a la hora de dar una dirección, ya que en una sola área pude haber muchas: el escenario perfecto para extraviarse muy fácilmente. 

En cierta ocasión, le daba por celular mi dirección a unos compatriotas a quienes invité a mi apartamento a almorzar: sí, Jose  vivo en Liwa y Khalifa, aquí al lado de  una mezquita. Claro, se nos perdieron los paisanos en medio del  buen número  de recintos sagrados. Tuvimos que guiarlos vía celular y el almuerzo -con sancocho a bordo - finalmente se pudo realizar.

Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)