lunes, 14 de octubre de 2013

El idioma Español en el Árabe

Muchos avisos comerciales con nombres de negocios, en Abu Dhabi, están en nuestro idioma. Se encuentran desde panaderías y  joyerías pasando por hoteles, hasta llegar a almacenes de ropa para niños, sumando todos los que aún no he descubierto.En algunos casos los negocios pertenecen a filipinos quienes manejan algo de español, idioma que  tuvo significativa influencia en el gran país asiático,especialmente en el siglo 16.

Existe también una cadena muy exclusiva de cafés llamada  Colombiano, los cuales -curiosamente- de colombiano sólo tienen el nombre: aquí el café es libanés, las camareras son filipinas y la música árabe. ¡Pilas Juan Valdez! te estás dejando quitar el negocio. ¡Proexport Colombia, abre el ojo!

Si algún colombiano  quisiera abrir una sucursal de un negocio en los Emiratos Árabes Unidos, el nombre en  español tendría  su encanto y aceptación.

Eso si, ojo, cómo se llame el establecimiento. Por ejemplo, no recomendaría que abriera un narcobollo, ya que alusiones a esas sustancias  por acá son muy mal vistas. Y ni se diga de su uso o distribución.Tampoco recomendaría la apertura de un feria del brasier y solo kukos, por que dicho producto, por estos lares, no se comercializa tan abiertamente para darle  dicho nombre a un almacén. Tampoco se les permitiría a los colombianos  colocar  el   maniquí con el protuberante trasero, luciendo la prenda en pleno andén.  

Mejor sin colombianadas de este tipo.